Acerca de…

No se si esto servirá de algo, despues de la amenaza real de WordPress, pero bueno me gustaria decir que en mi blog no hay ningun archivo alojado, sólo recopilo enlaces que considero interesantes, mis puntos de vistas, cosillas curiosas y acontecimientos acaeidos en mi pueblo Alcubillas (Ciudad Real)

Y otra cosa más en visto en algun que otro blog que desde la bitácora se anima a que dejeis vuestra opinion y comentarios, y yo no voy a ser menos. que eso anima mucho a seguir con esto.

Nos vemos por mi bitacora de un alcubillero

Por cierto, os dejo mi mail por si lo necesitáis. bitacoradeunalcubillero@yahoo.es

Responses

  1. Hoy te he descubierto y me he dado cuenta que ¡cuánto buen alcubillero hay por el mundo! Y sobre todo ¡cuánto conocedor de este nuevo mundo de la información! A algunos “carrozas” nos ha llegado ya tarde para “introducirnos de lleno”, damos gracias que al menos nos movemos un poco por estas redes.
    ¡Gracias y ánimo!

  2. gracias anargon, espero verte amenudo por aquí.

  3. Espero y deseo que este tu blog no se contamine. Si es así me tendrás “muy a menudo”, soy muy pesado, y si bien me dicen que soy persona poco habladora, la verdad es que lo que me gusta es escribir, a mi manera.

  4. Pongo en el conocimiento de tus “blogeros” alcubilleros, que se ha vuelto a activar el foro que había en la web http://www.alcubillas.t83.net, (la web de José Ignacio y Gloria) es decir, el “primer foro” donde nos fuimos abriendo a este mundo y donde empezamos a dar a conocer “los recuerdos de Alcubillas” y otras muchas opiniones.
    FELICES FIESTAS (pero con la duda de no saber cómo continuar).

  5. … los REYES MAGOS.

    Una bonita historia para contársela a los niños y no tan niños: Los Reyes Magos son verdad

    Apenas su padre se había sentado al llegar a casa, dispuesto a escucharle como todos los días lo que su hija le contaba de sus actividades en el colegio, cuando esta en voz algo baja, como con miedo, le dijo:
    – ¿Papa?
    – Sí, hija, cuéntame
    – Oye, quiero… que me digas la verdad
    – Claro, hija. Siempre te la digo -respondió el padre un poco sorprendido
    – Es que… -titubeó Blanca
    – Dime, hija, dime.
    – Papá, ¿existen los Reyes Magos?
    El padre de Blanca se quedó mudo, miró a su mujer, intentando descubrir el origen de aquella pregunta, pero sólo pudo ver un rostro tan sorprendido como el suyo que le miraba igualmente.
    – Las niñas dicen que son los padres. ¿Es verdad?
    La nueva pregunta de Blanca le obligó a volver la mirada hacia la niña y tragando saliva le dijo:
    – ¿Y tú qué crees, hija?
    – Yo no sé, papá: que sí y que no. Por un lado me parece que sí que existen porque tú no me engañas; pero, como las niñas dicen eso.
    – Mira, hija, efectivamente son los padres los que ponen los regalos pero…
    – ¿Entonces es verdad? -cortó la niña con los ojos humedecidos-. ¡Me habéis engañado!

    – No, mira, nunca te hemos engañado porque los Reyes Magos sí que existen -respondió el padre cogiendo con sus dos manos la cara de Blanca .

    – Entonces no lo entiendo. papá.
    – Siéntate, Blanquita, y escucha esta historia que te voy a contar porque ya ha llegado la hora de que puedas comprenderla -dijo el padre, mientras señalaba con la mano el asiento a su lado.
    Blanca se sentó entre sus padres ansiosa de escuchar cualquier cosa que le sacase de su duda, y su padre se dispuso a narrar lo que para él debió de ser la verdadera historia de los Reyes Magos:
    – Cuando el Niño Dios nació, tres Reyes que venían de Oriente guiados por una gran estrella se acercaron al Portal para adorarle. Le llevaron regalos en prueba de amor y respeto, y el Niño se puso tan contento y parecía tan feliz que el más anciano de los Reyes, Melchor, dijo:
    – ¡Es maravilloso ver tan feliz a un niño! Deberíamos llevar regalos a todos los niños del mundo y ver lo felices que serían.
    – ¡Oh, sí! -exclamó Gaspar-. Es una buena idea, pero es muy difícil de hacer. No seremos capaces de poder llevar regalos a tantos millones de niños como hay en el mundo.

    Baltasar, el tercero de los Reyes, que estaba escuchando a sus dos compañeros con cara de alegría, comentó:
    – Es verdad que sería fantástico, pero Gaspar tiene razón y, aunque somos magos, ya somos ancianos y nos resultaría muy difícil poder recorrer el mundo entero entregando regalos a todos los niños. Pero sería tan bonito.
    Los tres Reyes se pusieron muy tristes al pensar que no podrían realizar su deseo. Y el Niño Jesús, que desde su pobre cunita parecía escucharles muy atento, sonrió y la voz de Dios se escuchó en el Portal:
    – Sois muy buenos, queridos Reyes Magos, y os agradezco vuestros regalos. Voy a ayudaros a realizar vuestro hermoso deseo. Decidme: ¿qué necesitáis para poder llevar regalos a todos los niños?
    – ¡Oh, Señor! -dijeron los tres Reyes postrándose de rodillas. Necesitaríamos millones y millones de pajes, casi uno para cada niño que pudieran llevar al mismo tiempo a cada casa nuestros regalos, pero no podemos tener tantos pajes, no existen tantos.
    – No os preocupéis por eso -dijo Dios-. Yo os voy a dar, no uno si no dos pajes para cada niño que hay en el mundo.
    – ¡Sería fantástico! Pero, ¿cómo es posible? -dijeron a la vez los tres Reyes Magos con cara de sorpresa y admiración.
    – Decidme, ¿no es verdad que los pajes que os gustaría tener deben querer mucho a los niños? -preguntó Dios.
    – Sí, claro, eso es fundamental – asistieron los tres Reyes.
    – Y, ¿verdad que esos pajes deberían conocer muy bien los deseos de los niños?
    – Sí, sí. Eso es lo que exigiríamos a un paje -respondieron cada vez más entusiasmados los tres..
    – Pues decidme, queridos Reyes: ¿hay alguien que quiera más a los niños y los conozca mejor que sus propios padres?
    Los tres Reyes se miraron asintiendo y empezando a comprender lo que Dios estaba planeando, cuando la voz de nuevo se volvió a oír:
    – Puesto que así lo habéis querido y para que en nombre de los Tres Reyes Magos de Oriente todos los niños del mundo reciban algunos regalos, YO, ordeno que en Navidad, conmemorando estos momentos, todos los padres se conviertan en vuestros pajes, y que en vuestro nombre, y de vuestra parte regalen a sus hijos los regalos que deseen. También ordeno que, mientras los niños sean pequeños, la entrega de regalos se haga como si la hicieran los propios Reyes Magos. Pero cuando los niños sean suficientemente mayores para entender esto, los padres les contarán esta historia y a partir de entonces, en todas las Navidades, los niños harán también regalos a sus padres en prueba de cariño. Y, alrededor del Belén, recordarán que gracias a los Tres Reyes Magos todos son más felices.
    Cuando el padre de Blanca hubo terminado de contar esta historia, la niña se levantó y dando un beso a sus padres dijo:
    – Ahora sí que lo entiendo todo papá. Y estoy muy contenta de saber que me queréis y que no me habéis engañado.
    Y corriendo, se dirigió a su cuarto, regresando con su hucha en la mano mientras decía:
    – No sé si tendré bastante para compraros algún regalo, pero para el año que viene ya guardaré más dinero.
    Y todos se abrazaron mientras, a buen seguro, desde el Cielo, tres Reyes Magos contemplaban la escena tremendamente satisfechos.
    Feliz Navidad desde todas las partes del mundo, y ya sabes que si reenvías este correo a todos tus amigos con hijos o sobrinos se cumplirán todos tus deseos: ganara la liga tu equipo, ganará las elecciones tu partido y tu serás el próximo jefe de tu jefe, ah!, pero si no lo haces, los tres Reyes Magos te traerán Polonio 112 que es peor que el carbón asturiano…
    Por cierto, echa de tu casa a ese barbudo y gordo impostor de rojo, es un artificio consumista!!!

  6. Hoy sería bueno tuviésemos un mínimo de recuerdo para Mario Benedetti que se ha marchado pero dejándonos su mejor legado, la mejor herencia que un pueblo puede recibir, su presencia en la letra y en la poesía. Para que no se nos olvide y quede algo, aquí dejo su “PADRENUESTRO AL PUEBLO LATINOAMERICANO”:

    Padre nuestro que estás en los cielos
    con las golondrinas y los misiles
    quiero que vuelvas antes de que olvides
    como se llega al sur de Río Grande

    Padre nuestro que estás en el exilio
    casi nunca te acuerdas de los míos
    de todos modos dondequiera que estés
    santificado sea tu nombre
    no quienes santifican en tu nombre
    cerrando un ojo para no ver la uñas
    sucias de la miseria

    en agosto de mil novecientos sesenta
    ya no sirve pedirte
    venga a nos el tu reino
    porque tu reino también está aquí abajo
    metido en los rencores y en el miedo
    en las vacilaciones y en la mugre
    en la desilusión y en la modorra
    en esta ansia de verte pese a todo

    cuando hablaste del rico
    la aguja y el camello
    y te votamos todos
    por unanimidad para la Gloria
    también alzó su mano el indio silencioso
    que te respetaba pero se resistía
    a pensar hágase tu voluntad

    sin embargo una vez cada
    tanto tu voluntad se mezcla con la mía
    la domina
    la enciende
    la duplica
    más arduo es conocer cuál es mi voluntad
    cuándo creo de veras lo que digo creer
    así en tu omnipresencia como en mi soledad
    así en la tierra como en el cielo
    siempre
    estaré más seguro de la tierra que piso
    que del cielo intratable que me ignora

    pero quién sabe
    no voy a decidir
    que tu poder se haga o deshaga
    tu voluntad igual se está haciendo en el viento
    en el Ande de nieve
    en el pájaro que fecunda a su pájara
    en los cancilleres que murmuran yes sir
    en cada mano que se convierte en puño

    claro no estoy seguro si me gusta el estilo
    que tu voluntad elige para hacerse
    lo digo con irreverencia y gratitud
    dos emblemas que pronto serán la misma cosa
    lo digo sobre todo pensando en el pan nuestro
    de cada día y de cada pedacito de día

    ayer nos lo quitaste
    dánosle hoy
    o al menos el derecho de darnos nuestro pan
    no sólo el que era símbolo de Algo
    sino el de miga y cáscara
    el pan nuestro
    ya que nos quedan pocas esperanzas y deudas
    perdónanos si puedes nuestras deudas
    pero no nos perdones la esperanza
    no nos perdones nunca nuestros créditos

    a más tardar mañana
    saldremos a cobrar a los fallutos
    tangibles y sonrientes forajidos
    a los que tienen garras para el arpa
    y un panamericano temblor con que se enjugan
    la última escupida que cuelga de su rostro

    poco importa que nuestros acreedores perdonen
    así como nosotros
    una vez
    por error
    perdonamos a nuestros deudores

    todavía
    nos deben como un siglo
    de insomnios y garrote
    como tres mil kilómetros de injurias
    como veinte medallas a Somoza
    como una sola Guatemala muerta

    no nos dejes caer en la tentación
    de olvidar o vender este pasado
    o arrendar una sola hectárea de su olvido

    ahora que es la hora de saber quiénes somos
    y han de cruzar el río
    el dólar y el amor contrarrembolso
    arráncanos del alma el último mendigo
    y líbranos de todo mal de conciencia

  7. Yo soy de otra época y de otra cultura, por eso yo a quien recuerdo estos días es a Antonio Vega; el poeta de la música; ese chico triste y solitario que murió el pasado 12 de mayo cuando aún le quedaban muchas cosas por hacer.
    Aunque su canción más conocida sea “la chica de ayer” tiene algunas otras maravillas como “lucha de gigantes” o “el sitio de mi recreo”

    EL SITIO DE MI RECREO

    Donde nos llevó la imaginación,
    donde con los ojos cerrados
    se divisan infinitos campos.
    Donde se creó la primera luz
    junto a la semilla de cielo azul
    volveré a ese lugar donde nací.

    De sol, espiga y deseo
    son sus manos en mi pelo,
    de nieve, huracán y abismos,
    el sitio de mi recreo.

    Viento que a su murmullo parece hablar
    mueve el mundo con gracia, la ves bailar
    y con él, el escenario de mi hogar.
    Mar, bandeja de plata, mar infernal
    es su temperamento natural,
    poco o nada cuesta ser uno más.

    De sol, espiga y deseo
    son sus manos en mi pelo,
    de nieve, huracán y abismos,
    el sitio de mi recreo.

    Silencio, brisa y cordura
    dan aliento a mi locura,
    hay nieve, hay huracán, hay deseos,
    ahí donde me recreo.

  8. Si estais o pasais por Madrid, os recomiendo una visita al “Penta”, todavia se respiran los aires de la movida de los ochenta.

  9. Este San Isidro creo que en más de un chiringuito se ha escuchado música de esos tiempos recordando a Enrique Urquijo, Antonio Flores, Tino Casal y Antonigo Vega entre otros, ¿No es así, Msanco?

  10. Bueno os dejos una sugerencia en modo cancion. Es de “Modestia aparte”, no es que sea para mi un grupo de refencia, pero esta cancion me gusta bastante. Ultimamente la he recordado gracias a un amigo gaditano.

  11. …. en cuanto a lo de San Isidro, como dicen en el pueblo, “bueno esta”… las criaturas por lo menos escucharon buena música. Espero que vosotros los tinotes también; disfutamos mucho esos Karaokes improvisados a altas horas.

  12. Me alegro de que disfrutárais de los karaokes. Uno piensa que en la oscuridad ni se le ve ni se le escucha, y por lo visto eso no es así.

    Yo también tengo una canción que me
    gusta mucho de “Sr. Trepador”, y que al escuchar la tuya la he recordado,se titula “Dame un grito” y me ha servido alguna que otra vez para decirle a alguien que puede contar conmigo.
    Eso es lo que tienen las canciones (o las poesías), cuando tú no sabes qué decir, ahí están para sacarte del apuro.

  13. Pero que animado ha estado esto en mi ausencia. otra vez al corte que las vacaciones ya se han pasado.

    Por partes.
    Anargon, veo que has hecho tu propio homenaje a Mario Benedetti. Me ha encantado el relato, escuche el dia de su muerte en la radio, que tiene una novela (no se si podria llamarlo así) de un hombre que dentro de un aeropuerto pierde una y otra vez un vuelo, hasta el punto que el lector le falta el aire. lo buscaré y haremos un post en condiciones.

    Chinchibiri, asique karaoke, musicha ochentera, que más se puede pedir para una noche en San Isidro. Tu recuerdo a Antonio Vega, POR SUPUESTO tendrá otro post recordatorio, con el se ha ido uno de los mejores cantautores que ha parido España y eso no se puede dejar en el olvido.

    Msanco que melancólico te leo. de tus ojos de hielo de Modestia Aparte me han venido a la memoria varios temas de Sangre Azul que te hacian un nudo en el estómago cuando sonaban en los faroles.

    o esta otra.

  14. Por cierto, hablando de “LOS FAROLES”, ¿alguien tiene una pegatina con el logo de los faroles?. Sería un puntazo verla de nuevo. Mitica pegatina de discoteca, solo comparable a otras como Penelope, pacha, etc…

  15. Yo tengo un bolso de camping de tela blanca que guardo de recuerdo y que precisamente el otro día encontré rebuscando entre los cajones, tiene el logotipo de la discoteca, y supongo que la regalarían en alguno de esos concursos que se hacían. Está guardado junto con el equipo con el que jugaba Jose al futbol en los “naranjitos” , la sudadera de “los tigres del 80” y un cartel anunciando uno de esos maratones de futbito de los que organizó Santillana con tanto éxito. Para mí son como trofeos, porque forman parte de la historia del Alcubillas que me ha tocado vivir.

  16. Que grande Charo.

  17. Clase Media

    Clase media
    medio rica
    medio culta
    entre lo que cree ser y lo que es
    media una distancia medio grande.
    Desde el medio mira medio mal
    a los negritos
    a los ricos, a los sabios
    a los locos
    a los pobres.
    Si escucha a un Hitler
    medio le gusta
    y si habla un Che
    medio también.
    En el medio de la nada
    medio duda
    como todo le atrae (a medias)
    analiza hasta la mitad
    todos los hechos
    y (medio confundida) sale a la calle con media cacerola
    entonces medio llega a importar
    a los que mandan (medio en las sombras)
    a veces, solo a veces, se dá cuenta (medio tarde)
    que la usaron de peón
    en un ajedrez que no comprende
    y que nunca la convierte en Reina
    Así, medio rabiosa
    se lamenta (a medias)
    de ser el medio del que comen otros
    a quienes no alcanza a entender
    ni medio.

    Mario Benedetti

    Tropecé con esta poesía por casualidad, leyendo otro blog en el que hablaban del resultado de las elecciones europeas. (En él hablaban del miedo de la clase media a perder su estatus social por culpa de la crisis, de ahí el aumento de la extrema derecha en algunos países europeos)

    Tengo que confesar que hasta que se murió Benedetti no sabía nada de su legado, pero nunca es tarde para aprender de genios como él, que con tan pocas palabras podía decir tanto.

  18. Msanco nos hablaba del “Penta”. Por curiosidad he estado buscando información de ese local y la verdad es que me gustaría ir a conocerlo. No sabía que se trataba del bar al que hacía alusión Antonio Vega en su mítica canción “La chica de ayer”

    “La luz de la mañana entra en la habitación
    tus cabellos dorados parecen el sol
    luego por la noche al Penta a escuchar
    canciones que consiguen que te pueda amar”

    (Chica de Ayer, ANTONIO VEGA)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: