Posteado por: alcubillas | junio 4, 2008

Un motivo para no ver la televisión – Literatura:Los pilares de la tierra

Ayer mientras veía la televisión, me dí cuenta, que cada día estamos mas saturados de series sin sentido, imposibles en la vida real, que hacen que se pierda todo el interes por ellas.

Los Hombres de Paco al principio estaban muy graciosos, (como los serrano, que no veo desde hace mucho tiempo) pero la serie de Antena 3, han querido darle una vuelta de tuerca más y eso de mezclar la torpeza y las meteduras de pata con temas que quieren tratar como más serios, me parece descabellado. Igual estan poniendo una bomba, que intercambiando una caquita en una bolsa. Vamos hombre, en mi trabajo si la cagas (y nunca mejor dicho) te dan un toque de atención. Imagino que no soy la unica persona a la que le pasa, pero es que la vida real es otra cosa.

Aunque si lo medito un poco, después de un duro día de trabajo, una serie con las que no tienes que pensar no viene tan mal.

Yo personalmente prefiero hacer otros menesteres, por eso hoy dedico mi motivo para no ver la televisión a la buena lectura.

https://i2.wp.com/www.emilcar.es/wp-content/uploads/2006/10/pilares2.jpg

Los pilares de la tierra de Kent Follent, me parecen una obra maestra, (al igual que su segunda parte, pero eso lo veremos más adelante)

Esta historia se ambienta en época medieval, y se articula a través de personajes y línea narrativas independientes que posteriormente se entrelazan.

El argumento gira en torno a la construcción de una catedral románica en Kingsbridge (aunque existe una localidad real con ese nombre, situada en el suroeste de Inglaterra, cerca de Plymouth y Torbay, en la región de Devon, nada tiene que ver con la de la novela, que es ficticia), que posterirmente introduce el nuevo estilo gótico asimilando los hallazgos de la Iglesia de Saint-Denis (próxima a París), y a su alrededor recrea varias historias y personajes que van captando el foco de la atención.

Comienza con un ahorcamiento y una maldición, y salta unos años para contar la peripecia de la familia de Tom, constructor cuyo sueño es crear una catedral, pero que ha de luchar contra la pobreza, la falta de trabajo y dinero, y los problemas políticos que irrumpen en su existencia.

Por otro lado, el monje Philip, que logra el cargo de Prior de Kingsbridge, revolucionando el priorato y la población que de él depende con sus mejoras y su extrema bondad y fe en Dios.

A pesar de ser una época oscura para el sexo femenino, Ken Follett introduce su mirada del siglo XX, con retratos de mujeres independientes, emprendedoras, audaces y cultivadas, con relevancia social y respetadas por los hombres, rasgos que podrían considerarse anacronismos o por lo menos improbables. Así, Aliena, la hija de un conde, cae en desgracia cuando su padre es capturado tras un asalto a su castillo, pero se impone a los hombres que se interponen en su camino, del mismo modo que Ellen lucha por la justicia y defiende su criterio ante la iglesia católica o su propio marido.

Sus vidas y las de sus hijos, castillos y princesas, amores, venganzas, injusticias, y pasiones de ida y vuelta han entretenido y cautivado a miles de lectores hechizados por un relato épico y romántico.

Lo han dejado por aqui

Anuncios

Responses

  1. Yo a estas novelas las equiparo con lo que en su día fueron las “novelas de caballeria”, son novelas de entretenimiento muy bien elaboradas. Tomando como base una época, la Edad Media, con una sociedad muy jerarquizada piramidalmente, donde el pueblo, a su vez, se estructuraba en “oficios”, Ken Follet ha elaborado 2 novelas “muy parecidas” en su contexto, con una base común “la dicotomía Estado-Iglesia, clero-pueblo, monjes-artesanos, traiciones-amores, salud-enfermedad, odios-pasiones”. Ambas novelas las hace girar en torno a un elemento común “la construcción”, en la primera de un símbolo de poder religioso, la Catedral; en la segunda es un símbolo más social, el Hospital.
    El desarrollo en su trama es, a su vez, una perfecta construcción; cada personaje es una pieza fundamental del entramado de la obra; cada capitulo cierra un hueco pero abre una nueva ventana a la curiosidad del lector; es un maestro en sembrar intrigas y expectativas, consigue crear la necesidad de leer y leer para saber “¿y ahora qué pasará?”; son libros de fácil lectura pero con embrujo, el lector se transforma y absorto en su lectura se transporta a esos tiempos duros -pero llenos de naturalidad y de naturaleza- de una Edad Media llena de persecuciones, plagas, luchas, … pero muy ricos en sus relaciones humanas.

  2. Anargon, esto se está convirtiendo en un mano a mano entre tu y yo, pero me gusta.

    Sin duda alguna 2 de los mejores libros que he leido en toda mi vida son LOS PILARES DE LA TIERRA y UN MUNDO SIN FÍN.
    Como tu bien dices, son libro fáciles de leer, que te enganchan desde la primera frase y deseas que esta maravillosa historia no termine nunca. Y cuando llegas al final, un desconsuelo invade mi cuerpo. Quiero más.

  3. Bueno, ya te anunciaba que yo soy muy pesado y que esperaba que esto no se “contaminase”, y al parecer así va siendo la cosa. “Contaminase” no significa que la gente no participe, si no que si lo hace sepa “en qué, cómo, porqué, … ” lo hace y opine con respuestas a esos interrogantes.

    Yo no diría el calificativo “mejores”, usaría el de “entretenidos”. Ken Follet es un “constructor” de libros, ha sabido encontrar “el punto G” del ávido lector, y con un buen equipo “fabricante” consigue una obra que intelectualmente te aporta poco pero que vende mucho (=best seller).

    Los franceses denominan a este tipo de obras “novelas-río” porque son como un enorme caudal que se desliza a ratos suavemente por inmensos meandros y que a otros se desboca como un torrente embravecido. Para ellos novelas-río clásicas son “Los Miserables” de Victor Hugo o “Guerra y Paz” de Tolstoi, aunque yo con la primera discrepo, los personajes de Los Miserables tienen un calado más profundo y su repercusión social de condena y de busqueda de horizontes no son comparables a los personajes que crea Ken Follet.

    Después de estas, por si no la has leido, te queda “La Catedral del Mar”. Sigue el estilo “a la española”.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: